El Musical

CHICAGO es sinónimo de éxito. Baste mencionar que se trata del musical estadunidense con las temporadas más largas tanto en Nueva York, donde ya acumula 23 años de permanencia continua, y en Londres, donde se mantuvo en cartelera por más de 15 años ininterrumpidos.

Asimismo, ocupa el segundo lugar como el espectáculo más exitoso en la historia de Broadway, luego que superó a Cats en el 2014. Todavía en cartelera, CHICAGO supera las 9 mil representaciones continuas en la llamada Meca del Teatro musical.

CHICAGO ha tenido temporadas en 36 países de todos los continentes; ha sido vista en más de 490 ciudades, y ha sido ovacionada por más de 31 millones de personas alrededor del mundo.

Con más de 33 mil funciones en todo el planeta, CHICAGO ha recibido decenas y decenas de premios, entre los que destacan 6 Tony, 5 Drama Desk, 5 Outer Critics´Circle, 1 Grammy.

En 2002 fue llevado a la gran pantalla bajo la dirección Rob Marshall. Esta versión fílmica fue aclamada por la crítica y obtuvo seis premios Óscar, incluyendo mejor película, siendo el primer filme musical en obtener tal galardón desde 1969, cuando lo ganó Oliver!     

Entre los muchos intérpretes y celebridades que han participado en el espectáculo durante su larga temporada están Ute Lemper, Ashlee Simpson, Brooke Shields, Cuba Gooding Jr., America Ferrera, Kelly Osbourne, Lynda Carter, Maria Friedman, Michelle Williams, Kevin Richardson, Mel B, Melanie Griffith, Patrick Swayze, Sofía Vergara, Usher…

Además, CHICAGO ha permitido a artistas procedentes de las diferentes producciones internacionales hacer su debut en Broadway, incluyendo a Anna Montanaro (Austria), Bianca Marroquín (México), Caroline O'Connor (Australia), Larisa Dolina (Rusia), Pasquale Aleardi (Alemania), Petra Nielsen (Suecia), Pia Douwes (Países Bajos) y Ryoko Yonekura (Japón).

CHICAGO, sin duda alguna, es sinónimo de éxito en todo el mundo.

La historia de CHICAGO es tan increíblemente fascinante como la trama que cuenta.

El musical está basado en la obra teatral homónima de la periodista Maurine Dallas Watkins, quien en 1924 cubrió los juicios de las asesinas Beulah Annan y Belva Gaertner para el Chicago Tribune; sus columnas fueron tan populares que decidió convertirlas en pieza teatral. La obra fue muy bien recibida e incluso fue llevada a Broadway en 1926. Un año después Cecil B. DeMille produjo una versión cinematográfica muda y, en 1942, se volvió a llevar a la gran pantalla bajo el título Roxie Hart, protagonizada por Ginger Rogers.

En los años 60, la estrella de Broadway Gwen Verdon y su marido, el director y coreógrafo Bob Fosse, intentaron comprar los derechos para convertirla en musical pero la autora se opuso, pues ya como integrante de la iglesia evangélica consideraba que la obra ensalzaba un modo de vida escandaloso. Sin embargo, tras su muerte, sus herederos les otorgaron los derechos.

El mismo equipo creativo que llevó al triunfo la exitosísima Cabaret comenzó a trabajar en el proyecto de CHICAGO: música, John Kander; letras, Fred Ebb; libreto, Bob Fosse y el propio Ebb; dirección y coreografía de Fosse.

Chicago: A Musical Vaudeville se estrenó el 3 de junio de 1975 y alcanzó 936 funciones. Sus estrellas fueron: como Velma, Chita Rivera, y como Roxie, Gwen Verdon, quien tuvo que ser operada de nódulos en la garganta tras inhalar una pluma en el número final. Gracias a que Liza Minnelli se ofreció para sustituirla durante su convalecencia, el musical continuó e incluso ganó en popularidad. Después, el papel de Roxie también recayó en Ann Reinking, quien años después volvería a interpretarlo en la reposición de 1996, en la que además se hizo cargo de la coreografía.

El montaje obtuvo críticas divididas y no fue bien recibido por algunos espectadores debido a su estilo brechtiano y a las continuas rupturas de la cuarta pared; y otro de los contratiempos a los que se enfrentó el musical fue que se estrenó el mismo año que A Chorus Line, que arrasó tanto en la taquilla como en los premios Tony. 

Esa misma versión de CHICAGO tuvo una exitosa temporada en el West End londinense, y otros ciudades del mundo.

3)

Casi 20 años después de su primera temporada, CHICAGO volvió a las marquesinas de Broadway. En mayo de 1996, el New York City Center presentó una versión en concierto de la obra dentro de su ciclo Encores!, un programa dedicado a recuperar musicales que habían caído en el olvido. El montaje fue dirigido por Walter Bobbie, con coreografías al más puro estilo de Bob Fosse, de Ann Reinking, quien interpretó una vez más a Roxie Hart, acompañada por Bebe Neuwirthy, James Naughton y Joel Grey, entre otros. 

El espectáculo fue bien recibido y en seguida se empezó a hablar de llevarla al circuito comercial. Y así fue. El musical se reestrenó en el Teatro Richard Rodgers de Broadway el 14 de noviembre de 1996, y desde entonces sigue en temporada, superando ya las 9 mil funciones.

El equipo de este montaje lo integraban: productores, Barry y Fran Weissler; libreto, David Thompson; escenografía, John Lee Beatty; vestuario, William Ivey Long; iluminación, Ken Billington; y sonido, Scott Lehrer.

A diferencia de la puesta anterior, esta reposición obtuvo la aprobación unánime de público y crítica. Tras escándalos como el protagonizado por O. J. Simpson, la sociedad había cambiado y estaba mucho más abierta a situaciones de este tipo, como la de criminales-estrella.

Un año después, en la entrega de los Tony, CHICAGO fue premiado en seis categorías, más que ninguna otra reposición hasta esa fecha, incluyendo mejor reposición, mejor actor principal, mejor actriz principal, mejor director, mejor coreografía y mejor diseño de iluminación. Una década después, su récord sería batido por la reposición de South Pacific, que consiguió ocho galardones. 

En México la obra se presentó por vez primera en el año 2001, con una temporada que superó las 300 representaciones y fue el trampolín para que Bianca Marroquín llegara a Broadway.

Ahora, CHICAGO llega de nueva cuenta en los escenarios mexicanos. El equipo creativo que estará al frente de esta puesta en escena lo encabezan Tania Nardini, en la dirección escénica, y Gary Chryst en la coreografía. Ellos trabajarán de la mano de un brillante equipo de creativos mexicanos entre los que se encuentran Federico González Compeán, productor; Morris Gilbert y Julieta González, productores asociados; Carolina Hertzel, directora residente, Isaac Saul, director musical; y Elías Ajit, coreógrafo residente.

Column
Column
Column
Column
Column
Galería